Homenaje a lo invisible

13 abril 2015 - 14:49 PM


Homenaje a lo invisible

Hace unos días circulaba por las redes un blog con la reflexión de un padre sobre cómo en realidad su nivel de implicación en relación a los cuidados de sus hijos era en proporción mucho menor al de su pareja. Una brillante reflexión a título personal de la desproporción, sobretodo en el reconocimiento social, para cada uno de ellos: el poco reconocimiento, o nulo, que reciben muchas mamás por todo lo que despliegan para sacar adelante la maternidad.

Otro artículo reflexionaba en torno a cómo la vivencia fotoweb corspersonal de esas mismas heroínas invisibles se tornaba tremendamente injusta por la sensación de fracaso y frustración que en realidad sentían, generando un sentimiento de culpabilidad todavía inevitablemente forjado por, de nuevo, una cultura muy arraigada en el juzgar al otro.

Al leerlo repasaba mi propia etapa como madre.
Y me venían a la mente todas y cada una de las madres con las que he compartido sesiones este último año. Desde aquí mi pequeño gran homenaje a ellas, con quien tengo el lujo de compartir sus experiencias, dudas, penas y alegrías.

A lo largo de este curso serán más de un centenar, pero cada una de ellas aporta su granito de arena a esta sociedad para demostrarnos que aun no conociendo bien el idioma, aún no habiendo disfrutado la oportunidad de ir a la Universidad o poder encontrar un trabajo, sacan adelante una familia intentando ofrecer lo mejor de ellas mismas. En ocasiones en soledad, a menudo sin poder escoger la nueva ropa del bebé o ni siquiera el menú para sus hijos mayores. Lo tienen difícil pero no se rinden. Es admirable ver cómo se esfuerzan por crear un vínculo fuerte y sano con sus hijos, cómo toman nota de ideas y las prueban por regalarles una vida emocional sana cuando crezcan, por acompañarles, de nuevo en lo invisible, para ofrecerles un futuro mejor.

Para quitarse el sombrero.


 

Cristina Ramírez – Psicóloga Col. 11.230